Ciudadanos critica la actitud de la Junta en la contratación de trabajadores en el plan de empleo en municipios de menos de 5.000 habitantes

0
118

La Junta de Castilla y León ha hecho oficial recientemente que sólo va a financiar la contratación de trabajadores en municipios mayores de 5.000 habitantes, lo que supone que la gran mayoría de municipios de la comunidad se verán completamente desamparados por el ejecutivo autonómico si quieren contratar trabajadores este verano. El Colectivo Ciudadanos del Reino de León alude «nos parece bochornoso el Plan de Empleo Local presentado y aprobado por la Junta, que consideramos deja abandonados a casi la totalidad de los municipios leoneses, en tanto que el 97% de ellos no podrán contar con financiación autonómica para contratar trabajadores este verano».

Así, en la provincia de Zamora, de 248 municipios apenas 3 (Benavente, Toro y Zamora) podrán ser auxiliados por fondos autonómicos. En Salamanca, de un total de 362 municipios sólo serán 10 (Alba, Béjar, Carbajosa, Ciudad Rodrigo, Guijuelo, Peñaranda, Salamanca, Santa Marta, Villamayor, Villares de la Reina) los que puedan contar con fondos autonómicos, mientras que en la provincia de León de 211 municipios apenas 11 podrán hacer lo propio (Astorga, La Bañeza, Bembibre, Cacabelos, León, Ponferrada, San Andrés del Rabanedo, Valencia de Don Juan, Valverde de la Virgen, Villablino, Villaquilambre). Una auténtica vergüenza.

Hace unos días, el alcalde de Juzbado, Fernando Rubio, señalaba que “A la Junta se le llena la boca de desarrollo rural y son palabras vacías.” En el mismo sentido el alcalde de Peralejos de Abajo, Alfonso Castilla, señalaba que “Es una zancadilla más al mundo rural”, mientras que el de Tamames, Carlos Navarro, indicaba que “Vamos para atrás en lugar de hacia adelante. Después de todas las penurias que estamos pasando, este tipo de noticias nos dejan heridos de muerte.” Coincidimos plenamente en dichas apreciaciones, y consideramos que el Plan de Empleo Local de la Junta es un auténtico despropósito y una vergüenza, pues penaliza a los municipios que más están sufriendo la despoblación.

Foto: escapadarural. Candelario