El Centro Salamantino Castellano Leones de Barakaldo vuelve a visitar la Ruta del Vino Sierra de Francia

0
89

El pasado 17 de junio la Ruta del Vino Sierra de Francia recibió la visita del Centro
Salamantino Castellano Leones de Barakaldo, lo que se ha convertido en una tradición
pues ya es la tercera vez que visitan el amplio territorio de la ruta del vino. En esta ocasión
el grupo estaba formado por 23 personas, con raíces de la zona, las cuales tuvieron que
emigran para buscar un futuro pero que no se olvidan del arraigo a esta tierra y que
realizan actividades para mantener vivos este recuerdo durante todo el año en el centro
que está ubicado en Barakaldo. Pero una vez al año no pueden por menos y escuchan la
llamada de la tierra, por eso realizan estas visitas para volver a respirar el aire serrano y
deleitar sus pupilas con todas las vivencias recordados en el territorio de sus antepasados.
En esta ocasión la actividad comenzó en el parque monográfico del gratino ubicado en el
municipio de Los Santos, donde descubrieron el recurso de la minería como potencial
turístico de la zona, continuaron realizando una visita a la cooperativa de miel Reina
Kilama, ubicada en San Miguel de Valero, entre miles y pólenes, se entusiasmaron con
la cultura apícola de la zona y por supuesto no dejaron escapar la ocasión para comprar
unos tarros de miel de recuerdo. El tiempo para la comidan y el relax, se produjo en San
Esteban de la Sierra, en el restaurante La Botica, parada para reponer fuerzas y degustar
la magnífica gastronomía local maridada con vinos de la D.O.P. Sierra de Salamanca, no
se fueron sin antes visitar la Ruta de los Contadores Serranos del municipio, seña de la
cultura inmaterial y la vinculación del bordado serrano. Por la tarde no se podía pasar por
alto la visita a dos municipios, el primero Garcibuey, donde los murales de grafitis
dibujaron un bello recorrido por el municipio y lo posicionan como parada obligatoria y
continuaron a Villanueva del Conde, en la cual la estructura de “callejinas” y “huertitas”
dieron lugar a un paseo laberintico que les sorprendido en cada parada. Antes de la vuelta
a la ciudad de Salamanca, realizaron una cata de vino a cargo de la Bodega Rochal, por
supuesto la compra de botellas de vino se convirtió en un compañero nuevo de viaje, y
para rematar el día con una cena en el Restaurante el Pipero, un entorno idílico para
concluir con un viaje de ensueño por la Ruta del Vino Sierra de Francia, que recordarán
en sus retinas y contarán a sus familiares y amigos. Mientras cuentan los días para volver
a visitar su territorio el próximo año y volver con las pilas cargadas de sentimientos y
buenos recuerdos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí