El Nido lanza ‘Huella y camino’, su álbum debut

“Huella y camino” es el primer trabajo discográfico de la banda, y está compuesto, producido y editado por ellos mismos. El Nido es un cuarteto integrado por Rodrigo Cachorro (guitarra, percusión y voz), Álvaro Herreros (violín, flautas irlandesas, pandereta y voz), Eneko Lekunberri (percusión y batería) y Nacho Prada (mandolina, bouzouki irlandés, percusión y voz).
A lo largo del disco escuchamos un mensaje claro: la vuelta a la sencillez como punto de partida, y el recuerdo de la tierra de origen, vista y sentida desde la lejanía.
El álbum consta de ocho canciones, todas originales, que destacan por una sonoridad directa y muy genuina. Su instrumentación, totalmente acústica, incluye instrumentos que se encuentran en contextos puramente tradicionales. “El Castañero”, tercera canción del disco, es quizá la mejor prueba de esta sonoridad. Interpretada a voz y percusión tradicional (cucharas, vieiras, pandereta y pandero cuadrado de Peñaparda), la canción se desarrolla al ritmo de jota para lanzar un mensaje al mundo de hoy. Precisamente, esa es la grandeza de El Nido, hablar de temas de pura actualidad a través de una sonoridad que fusiona las raíces con la vanguardia, consiguiendo un estilo único y difícil de catalogar.
Al hablar del proceso de grabación, los cuatro coinciden en que para conseguir la energía de sus canciones, los temas tenían que ser grabados en directo, tocando los cuatro a la vez. Y así lo hicieron, en los estudios Cascabel de Valladolid, siendo el toque final del masterizado en Barcelona por Ferran Conangla (Els Amics De Les Arts).
El disco abre con “Vendaval”, el single lanzado el 23 de abril, en forma de videoclip. En él cuentan con la colaboración del ex-Celtas Cortos Carlos Soto, María San Miguel de Atlantic Folk Trío y el grupo de percusión tradicional Fauna Ibérica, de Valladolid.
Las 20 fechas de gira de presentación del álbum que tenían cerradas en verano por Madrid, Barcelona, Tarragona, León, Valladolid, Burgos, Pamplona, Vitoria y Valencia, se trasladarán al otoño del 2020 si la situación sanitaria lo permite. En el confinamiento, el grupo está aprovechando para trabajar duro en nuevas composiciones y dar forma a los proyectos que quieren llevar a cabo próximamente.