En 2019 siete de cada diez sentencias dictadas en violencia de género fueron condenas

El aumento interanual de un 0,1 por ciento en las condenas por violencia de género en los órganos judiciales, alcanzándose un máximo histórico anual de un 70,54 por ciento de sentencias condenatorias, y el incremento tanto de las órdenes de protección solicitadas como de las órdenes de protección concedidas, constituyen los datos más relevantes de la estadística del año 2019, que ha hecho pública hoy el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

También se observan como datos significativos el aumento de un 0,67 por ciento en el número de denuncias presentadas y el incremento de un 1,76 por ciento en el número de mujeres víctimas de violencia de género en el global de las denuncias presentadas.

168.057 denuncias por violencia de género en 2019

Durante el año 2019, los juzgados españoles recibieron un total de 168.057 denuncias por violencia de género, lo que supone un incremento de 0,67 puntos respecto de 2018, cuando las denuncias fueron 166.936. Las mujeres víctimas de violencia machista fueron 161.378 (incremento del 1,76 por ciento), de las que eran extranjeras 52.759, un 32,7 por ciento.

En cuanto a la tasa de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres, destacan por encima de la media nacional, que es de 67,3, las Comunidades de Baleares, con una ratio de 109,5, Comunidad Valenciana, con 90,4, Canarias, con 89,9 y Murcia, con 85,3, mientras que la ratio más baja se dio en Castilla y León, con 42,4, Galicia, con 42,8 y Extremadura, con una ratio de 45,9.

Casi un 72 por ciento de las denuncias presentadas lo fueron por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. Las denuncias por intervención directa de la policía se sitúan en torno al 13 por ciento de los casos. El número de denuncias presentadas por familiares de la víctima alcanzó un porcentaje superior al dos y medio por ciento del total. Los partes de lesiones recibidos directamente en el juzgado representaron algo más del nueve y medio por ciento de las denuncias.

Algo más de un 10 por ciento de víctimas se acogió a la dispensa de la obligación legal de declarar

En el pasado año, en 17.205 casos la víctima de violencia de género se ha acogido a la dispensa de la obligación legal de declarar, lo que supone un porcentaje de un 10,66 por ciento en relación con el total de mujeres víctimas de violencia de género, cifra inferior en casi medio punto a la del año anterior.

10.867 mujeres que se acogieron a la dispensa eran españolas (10 por ciento sobre el total de víctimas españolas) y 6.338 eran extranjeras (12 por ciento sobre el total de víctimas extranjeras).

Incremento de órdenes de protección solicitadas y concedidas

Durante 2019 se solicitaron 47.260 órdenes de protección en los órganos judiciales. Un total de 40.720 órdenes de protección (que incluyen medidas de protección y seguridad de las víctimas) fueron solicitadas en los juzgados de violencia sobre la mujer y otras 6.540 lo fueron en los juzgados de guardia.

El incremento de solicitudes de órdenes de protección en los juzgados especializados con respecto a 2018 fue de un 3,94 por ciento. Un 70,4 por ciento de las órdenes de protección solicitadas fueron adoptadas (28.682), 1,3 puntos por encima del año anterior.

En el 52 por ciento de los casos, la relación de pareja (cónyuge o relación afectiva) se mantenía en el momento de la solicitud de la orden de protección.

Un 32,7 por ciento de las mujeres víctimas que solicitaron orden de protección en los juzgados de violencia sobre la mujer fueron extranjeras y un 2 por ciento del total (españolas y extranjeras) eran menores de edad en el momento de la solicitud. Porcentajes similares a los del año anterior.

En los juzgados de guardia, se acordaron 5.005 órdenes de protección, lo que supone un 77 por ciento del total de las solicitadas (un punto más que el año 2018), habiendo sido denegadas 1.535.

Medidas judiciales penales y civiles derivadas de las órdenes de protección

Además, derivadas de las órdenes de protección y otras medidas cautelares, se adoptaron 69.136 medidas judiciales penales de protección de las víctimas (mujeres y menores), entre las que destacan la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación, que se adoptaron respectivamente en un 66,3 y un 67,5 por ciento del total de órdenes de protección acordadas.

En 2019, los juzgados de violencia sobre la mujer adoptaron 25.954 órdenes de alejamiento y 25.923 medidas de prohibición de comunicación, lo que suponen incrementos respecto al año 2018.

Al mismo tiempo se dictaron 17.402 medidas civiles cautelares, tendentes a la protección tanto de la mujer como de los menores, mientras se resolvía el proceso penal. El número de medidas civiles adoptadas aumentó con respecto al año anterior, en el que se acordaron 17.113. Un 20,3 por ciento de las medidas adoptadas lo fueron en relación con la prestación de alimentos y un 16,6 por ciento resolvieron la atribución de la vivienda.

Un 3,86 por ciento de las medidas adoptadas (1.192) supusieron la suspensión de la guarda y custodia mientras que un tres por ciento de las medidas (948) tuvieron como finalidad la suspensión del régimen de visitas.

Los juzgados de violencia sobre la mujer acordaron 173 medidas específicas de protección del o la menor para evitar un peligro o perjuicio. En 165 casos se suspendió la patria potestad.

Nuevo incremento de las sentencias condenatorias

En 2019 volvió a incrementarse el porcentaje de sentencias condenatorias dictadas por los órganos judiciales españoles en procesos relativos a violencia de género. Frente al 70,45 por ciento de condenas que se produjeron en 2018, y el 67,4 por ciento de 2017, en el pasado año el porcentaje se ha situado de nuevo en un máximo histórico del 70,54 por ciento.

Los datos estadísticos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ reflejan que, en el total del año, las sentencias dictadas fueron 51.790, de las que 36.534 fueron condenas y 15.256, absoluciones.

El mayor porcentaje de condenas a maltratadores se produjo en los juzgados de violencia sobre la mujer, con cerca de un 88 por ciento (incremento interanual de casi dos puntos) y en las Audiencias Provinciales, con más de un 82,5 por ciento (incremento interanual de medio punto). El porcentaje de condenas en los juzgados de lo penal también se incrementó y se situó en el 57,84 por ciento cuando en el año anterior se había producido un 57,14 por ciento de sentencias condenatorias.

  • Juzgados de violencia sobre la mujer

Los juzgados de violencia sobre la mujer celebraron el pasado año un total de 7.221 juicios sobre delitos leves, de los que 2.847 fueron juicios de enjuiciamiento inmediato. En el 78 por ciento de los casos, los juicios fueron por vejaciones injustas o injurias.

Estos juzgados ingresaron a lo largo del año un total de 218.076 asuntos penales. El perfil de los delitos instruidos en estos juzgados apenas sufre variación respecto a datos anteriores, ya que el mayor porcentaje, casi un 52 por ciento, corresponde a las lesiones previstas en el art. 153 del Código Penal y un 13,6 por ciento al de lesiones previsto en el art. 173 de la misma norma.

Un total de 21.585 sentencias penales fueron dictadas en 2019 por los juzgados de violencia sobre la mujer, de las que un 87,89 por ciento (18.970) fueron condenas, suponiendo un incremento de casi dos puntos respecto del año anterior.

Los juzgados de violencia sobre la mujer tramitan asimismo demandas civiles –mayoritariamente, divorcios y medidas sobre la guarda y custodia- presentadas por las mujeres víctimas de malos tratos. En 2019 estas demandas sumaron un total de 22.067, consolidando así la tendencia de una baja proporción de asuntos civiles ingresados respecto al total de denuncias penales presentadas.

  • Juzgados de lo Penal

Los juzgados de lo penal, que enjuician los delitos castigados con hasta cinco años de cárcel, resolvieron un total de 31.083 asuntos, mientras que el número de asuntos que ingresaron fue de 30.940.

Se dictaron 29.822 sentencias, de las que el 57,84 por ciento (17.248) fueron condenatorias, cifra ligeramente superior a la del año 2018.

  • Audiencias Provinciales

En las Audiencias Provinciales, cuyas secciones especializadas en violencia sobre la mujer enjuician los delitos más graves, con pena privativa de libertad superior a cinco años, se dictaron 383 sentencias, 316 de las cuales fueron condenatorias, lo que representa un 82,5 por ciento del total de sentencias dictadas en todo el año, cifra similar al año anterior.

  • Juzgados de menores

Por último, los juzgados de menores enjuiciaron en 2019 por delitos en el ámbito de la violencia contra la mujer a 312 menores de edad, cifra superior a la del año 2018, que fue de 249.

Se impusieron medidas en 292 casos, 247 relativos a menores españoles y 45, a menores extranjeros.

Principales datos del cuarto trimestre de 2019

 Los datos hechos públicos hoy por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género reflejan que, en el último trimestre del año 2019, las denuncias por violencia de género aumentaron un 1,24 por ciento respecto al cuarto trimestre del año 2018.

Se presentaron en los órganos judiciales españoles un total de 42.232 denuncias y el número de mujeres víctimas en las citadas denuncias ascendió a la cifra de 40.687, un 2,2 por ciento superior al mismo trimestre del año anterior.

Un 11 por ciento de las víctimas de violencia de género se acogió a la dispensa a la obligación legal de declarar, medio punto superior al mismo trimestre de 2018.

En los juzgados de violencia sobre la mujer se solicitaron 9.955 órdenes de protección, un 0,5 por ciento más que en el cuarto trimestre de 2018, en las que se habían solicitado 9.909. Se produjo un ligero descenso en el porcentaje de órdenes de protección acordadas, que alcanzó el 71,3 por ciento de las solicitadas frente al porcentaje del mismo trimestre de 2018, que fue de un 72,3 por ciento.

En cuanto a las sentencias dictadas en el cuarto trimestre de 2019, las condenas fueron 9.565, un 69,7 por ciento del total de sentencias, que fueron 13.717. El porcentaje de condenas en el cuarto trimestre del año anterior fue de un 69,3 por ciento.

Valoraciones de la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona

Los datos estadísticos correspondientes al año 2019 nos indican, de manera fehaciente, la consolidación del importante aumento de las condenas a maltratadores que se apreció ya el año anterior e importantes incrementos asimismo en las órdenes de protección, tanto en el número de las solicitadas como en la cifra de órdenes concedidas.

El aumento de las denuncias presentadas en los órganos judiciales nos vuelve a situar en un escenario en el que es positivo que afloren todas las conductas violentas hacia la mujer y hacia los menores, aunque es evidente que los datos nos sacuden internamente pues estamos hablando de cifras inasumibles, impropias de una sociedad madura y civilizada. 

Es muy positivo insisto comprobar, una vez más, como aumentan las condenas y también resulta satisfactorio ver como se incrementan de nuevo las medidas de protección de las víctimas, sean mujeres o sean hijos o hijas. Que las órdenes de alejamiento o las prohibiciones de comunicación adoptadas por los órganos judiciales afecten a dos de cada tres casos en que se ha solicitado una orden de protección, unido al dato de las medidas civiles de protección, esencialmente de menores, no es sino el fiel reflejo de la sensibilización judicial hacia el fenómeno de la violencia de género.

Una vez más, pues, el mensaje a trasladar a la ciudadanía tiene que ver con que, pese a todos los imponderables que coexisten en una materia tan sensible como es la violencia de género, no hay impunidad alguna y el Estado de Derecho funciona.

También me gustaría insistir en la necesidad de una mayor implicación de familiares y entornos cercanos a la hora de denunciar y no consentir situaciones de malos tratos. Esa implicación nos ayuda a ganar mucho terreno para combatir la propia violencia de género y para que la víctima deje de sentir buena parte de su soledad y desamparo.

Los datos de este pasado año nos alertan, sin embargo, de que sigue creciendo el número de víctimas y aumenta también el de menores enjuiciados por la comisión de delitos de violencia de género. Como presidenta del Observatorio me preocupa que persistan todavía actitudes de violencia machista en nuestros jóvenes, que debieran tener muy interiorizados, incluso más que cualquier otro segmento social, los valores de igualdad, respeto y libertad, sin los que es imposible construir relación de afecto alguna.