El hambre no se confina desde el Comedor de los Pobres

Desde el Comedor de los Pobres, con urgencia y esperanza, lanzamos un grito de ayuda, un SOS en este tiempo de Pandemia.

Nuestras puertas están abiertas y en este momento son cientos de personas las que llaman y llegan pidiendo ayuda para sobrevivir porque “El Hambre no se Confina”. Estamos viviendo una autentica situación desbordante, donde nuestro corazón se encoge entre tantas necesidades, sufrimiento, lágrimas mezcladas entre vergüenza, miedo y desesperación de personas que ven como las seguridades de la vida creada se va desvaneciendo.

El COVID-19 no nos ha frenado para seguir ayudando pero es tanta la necesidad que necesitamos ayuda para seguir atendiendo a todo el que llame a nuestra puerta. Seguimos repartiendo los menús diarios a familias tipo buffet (primer plato, segundo plato, pan y postre), dando de comer a las personas que viven en la calle, atendiendo necesidades urgentes legales, tramitando ayudas sociales, pagando alquileres, recibos de suministros, medicinas a personas en extrema necesidad… todo ello adaptando cada trabajo para cumplir las medidas de seguridad exigidas que aseguran la protección de los trabajadores, voluntarios y familias

Nuestros recursos se están viendo muy limitados pero estamos convencidos de que “La Solidaridad también se Contagia” por eso nos atrevemos a pedirte que colabores con esta Misión donando alimentos o con una aportación económica.