SATSE Castilla y León valora positivamente la disminución de agresiones a sanitarios pese a ser las enfermeras el colectivo más afectado

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Castilla y León valora positivamente la disminución en el número de agresiones a profesionales sanitarios en nuestra Comunidad, pero exige más medidas de prevención de estos hechos y un análisis exhaustivo de los datos porque continúan siendo preocupantes, ya que aumentan en provincias como Segovia y Valladolid.

Ante la reunión hoy del Observatorio de las Agresiones a Sanitarios de Castilla y León, SATSE manifiesta su preocupación por que las enfermeras son los profesionales sanitarios más afectados por este tipo de hechos en un año que, por otro lado, ha sido atípico en la asistencia sanitaria debido a la pandemia de Covid-19. En los centros sanitarios no ha habido visitas de familiares de los pacientes o acompañantes, lo que puede haber hecho disminuir las cifras, por lo que el Sindicato de Enfermería se cuestiona si realmente suponen una mejora.

Las enfermeras son el colectivo que más agresiones han sufrido, con 134 profesionales de Enfermería afectados sobre la cifra total de 329 agresiones a sanitarios en Castilla y León, lo que supone que un 40,73% del total. 

Por esto, SATSE recuerda que el colectivo de Enfermería es la puerta de entrada al sistema sanitario y los profesionales que están al lado del paciente las 24 horas de los 365 días del año, lo que les hace más proclives a padecer estas agresiones. Además, siendo un colectivo mayoritariamente femenino, en estas agresiones puede haber un sesgo de género que incida que se produzcan más ataques contra estas profesionales sanitarias.

Por ello, el Sindicato de Enfermería continúa exigiendo medidas de prevención para que estos hechos no se produzcan, como es la formación, pero también la información a los usuarios del sistema sanitario sobre las consecuencias legales de una agresión a un profesional sanitario.

A SATSE Castilla y León también le preocupa que hayan aumentado estas agresiones en provincias como las de Segovia y Valladolid. La primera ha registrado un incremento de un 45% y en Valladolid, su Área Oeste un 26,7% más y su Área Este un 8,9% más, cuando en el resto de provincias los ataques han disminuido (un -17% de media en toda la comunidad). 

Estas cifras llevan a SATSE a considerar si ese incremento en las dos provincias ha venido motivado por la dificultad de la asistencia sanitaria en la primera oleada de Covid-19, sobre todo en Segovia, y a demandar a la Consejería de Sanidad un análisis exhaustivo de las mismas y sus causas porque solo de ese modo se podrán implementar medidas que atajen el problema ahora y en el futuro.