La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes desarrolló más de 4.400 actividades

El Patronato de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes ha aprobado esta mañana la memoria de actividades educativas desarrolladas durante el curso 2017/2018. Una memoria que recoge que, durante ese período, se llevaron a cabo un total de 4.470 actividades dirigidas a escolares, familias y profesores, 560 más que el curso anterior. El número de participantes en estas actividades fue de 126.465 personas, 16.615 más que el curso pasado.

La concejala de Educación del Ayuntamiento de Salamanca, Carmen Sánchez Bellota, ha explicado a los miembros del Patronato que todas estas actividades forman parte de un amplio programa que se oferta a los centros a principio de curso y que se divide en cuatro ejes, en función de los destinatarios: actividades para escolares que buscan complementar su currículo; actividades para sus familiares a través de la Escuela de Familia; propuestas para profesores dentro del eje denominado Aula de saberes; y proyectos educativos en la ciudad.

Las propuestas para escolares en el curso 2017/2018 eran 270 y estaban divididas, a su vez, en dieciséis bloques temáticos: Apoyo al Estudio, Aprendo en mi ciudad, Cultura Audiovisual Digital, Cultura Científica, Cultura Emprendedora, Deporte y Escuela, Educación en igualdad, Educación para la convivencia, Entorno natural y Medio Ambiente, Escuela de salud, Historia y Patrimonio, Letras y Lenguas, Museos y Artes, Música y Danza, Recursos Digitales y Teatro y Escena.

A lo largo del curso se desarrollaron un total de 4.379 actividades en las que participaron 122.956 escolares de centros educativos de la ciudad y de los municipios de alfoz.

El bloque temático en el que participaron un mayor número de alumnos fue el de Historia y Patrimonio, con 16.791 participantes. Aquí se encontraban todas las propuestas relacionadas con la celebración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, también la ruta picaresca por la ciudad, el itinerario histórico-matemático o las visitas al Pozo de Nieve, a Ieronimus y a Scala Coeli, entre otras muchas.

Otras actividades desarrolladas el pasado curso están relacionadas con la prevención del acoso escolar y la violencia en las aulas (Bullying) como las charlas sobre Prevención de conflictos y mediación escolar o los talleres sobre convivencia y educación emocional.

Asimismo, se han llevado a cabo propuestas relacionadas con el apoyo al estudio, como las becas para fomento del talento, talleres sobre motivación al estudio, charlas sobre claves para estudiar mejor, el apoyo a aquellos escolares de Educación Primaria que precisan una atención específica para el aprendizaje de la lectura y la escritura, talleres de técnicas de estudio charlas sobre orientación universitaria o sobre cómo pasar a la ESO sin estrés.

La programación para los escolares también incluyó propuestas relacionadas con la cultura científica, cómo aprender estadística jugando, robótica educativa, cultura emprendedora, el ajedrez en la escuela, seguridad ciudadana, la seguridad vial, la mediación para resolver conflictos, el uso educativo del autobús urbano, la visita a espacios municipales, sobre el uso responsable de las redes sociales, sobre consumo responsable o acerca de conductas saludables de alimentación.

Además, el curso pasado los escolares disfrutaron de obras de teatro adaptadas a todas las etapas educativas, conciertos didácticos, teatro en inglés y teatro en los parques; rutas por diferentes itinerarios históricos de la ciudad, visitas a los museos, actividades en torno al reciclaje y el uso correcto y responsable de los recursos energéticos; el rechazo de todas las formas de discriminación y el respeto a los derechos humanos como base para la convivencia, entre otras muchas propuestas.

El bloque temático más participativo fue el de Historia y Patrimonio con 16.791; seguido de Aprendo en mi ciudad, con 14.691; Escuela de Salud con 14.662 participantes; Teatro y escena, con 13.673 participantes; el bloque de Letras y Lenguas en el que participaron 9.594 alumnos; y el de Música y Danza, con 8.262.

 

Escuela de Familia y Aula de Saberes

En el programa Escuela de Familia, dirigido a los departamentos de orientación de los centros educativos y a las Asociaciones de Madres y Padres de los alumnos, participaron 1.210 personas en un total de 53 sesiones que giraron en torno a temas muy diversos, como la gestión del tiempo, técnicas de motivación y apoyo al estudio en el hogar, mensajes afectivos y efectivos entre padres e hijos, cuidados básicos de la salud en la infancia, enfermedades transmisibles en la escuela, prevención de las drogodependencias, educación en igualdad, resolución de conflictos entre padres e hijos o el uso de Internet y redes sociales. También sobre educación emocional en la infancia, el paso al instituto, un nuevo desafío, la mediación como prevención de conflictos o padres y maestros generadores de autoestima en los hijos.

La finalidad de este programa es ofrecer información y asesoramiento a los padres que les pueda ayudar en la toma de decisiones sobre el futuro educativo de sus hijos o satisfacer su demanda por formarse sobre las diversas etapas de su desarrollo evolutivo.

Dentro del eje Aula de Saberes dirigido a profesores, el pasado curso se desarrollaron 8 actividades en las que participaron 175 docentes. Entre las propuestas que se llevaron a cabo se encuentran tres cursos sobre diferentes temáticas: robótica educativa teatro, convivencia en las aulas y huertos escolares.

 

Programas educativos en la ciudad

La programación del pasado curso incorporó tres actividades que se desarrollaron fuera del periodo escolar: Al aire libro, Ciencia para todas y todas y Mujeres en la ciencia. En total se llevaron a cabo 30 actividades con 2.124 participantes.

Al aire libro consistió en la apertura, por tercer año consecutivo, de la biblioteca situada en el Campo de San Francisco, durante el mes de julio, con el objetivo de acercar los libros y fomentar el hábito de la lectura entre los más pequeños. Niños y jóvenes, en numerosos casos acompañados por sus familiares, se acercaron a este punto de lectura para disfrutar de cómics, álbumes ilustrados, libros informativos, lecturas en inglés, historias para los que aún no saben leer y una sección de juegos literarios.

La intención era ofrecer un entorno natural vinculado al patrimonio de Salamanca para favorecer la participación ciudadana, fundamentalmente familias y colectivos, y animarles a leer convirtiendo la lectura en una actividad social, compartida y participativa. Este espacio de lectura se ha convertido en un lugar de intercambio cultural, integración intergeneracional y referencia literaria para los primeros lectores.

Como complemento a las actividades de difusión y promoción de la lectura, también se llevaron a cabo cuentacuentos que incluyeron narraciones, poemas, canciones y sorpresas en español y en inglés. En estas actividades participaron 2.000 personas.

Los sábados del mes de mayo, en horario de mañana, el Centro Municipal Integrado Julián Sánchez El Charro acogió un programa de actividades en torno a la robótica destinado a los escolares de nuestra ciudad. El objetivo de este programa radicaba en acercar la robótica y  otros temas relacionados con la ciencia a los escolares, de una forma lúdica y dinámica, con propuestas basadas en el juego y la participación activa de los participantes. En total se desarrollaron ocho talleres, agrupados en torno a dos programas: ciencia para todos y todas, y mujeres en la ciencia. Contaron con temáticas muy variadas y adaptadas a cada grupo de edad. En esta edición se prestó una especial atención al papel de la mujer en la ciencia. Todos los talleres tuvieron una duración de dos horas. En total participaron 124 personas.

 

Evaluación de las actividades educativas

La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes facilita a alumnos, profesores y equipos directivos de los centros un cuestionario para analizar la valoración que hace cada uno de ellos de las actividades propuestas.

Las preguntas que se plantea a los alumnos, mediante un cuestionario, tratan sobre si estas actividades son útiles para completar su formación, si están bien organizadas, si les ha servido para incrementar su aprendizaje y si la han preparado previamente. El resultado obtenido en el curso 2017/2018, es que el 76’4% de los alumnos lo valoran positivamente.

En cuanto a la evaluación del profesorado se analizan otros parámetros como la atención recibida por parte de la Fundación, su valoración sobre el monitor, grupo o compañía, su valoración sobre la organización y el desarrollo de las actividades y el material didáctico ofrecido por la Fundación. En este sentido, el 91’78% de los profesores encuestados lo valoraron de manera positiva.

Y por último, los equipos directivos de los centros analizan aspectos como la idoneidad de la fecha de presentación de la programación del curso, el formato en el que se presenta dicha programación, la respuesta a las peticiones del centro y el sistema de comunicación entre la Fundación y los centros. El 87,2% de los centros encuestados lo valoran de forma positiva.

 

Ayudas de material escolar y programas de fomento del talento

La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes gestionó el pasado curso una línea de ayudas económicas dirigida a familias para la adquisición de material escolar de las que se beneficiaron un total de 1.247 personas.

Además, gracias al convenio de colaboración firmado por el Ayuntamiento y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) para impulsar la atracción de talento se otorgaron 15 becas a alumnos de Secundaria de diversos centros de la ciudad que fueron seleccionados para participar en el Programa Campus Científico de Verano organizado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y la Obra Social “la Caixa”.

Y diez alumnos que finalizaron Bachillerato el pasado mes de junio han disfrutado este verano de estancias de inmersión en centros de investigación europeos. Cinco de estas becas se destinaron para premiar a las alumnas y a los alumnos que habían cursado Bachillerato de Ciencia y Tecnología en centros educativos de Salamanca (Francisco Salinas, Martínez Uribarri, Mateo Hernández, San Juan Bosco y Santa Teresa de Jesús) y que obtuvieron las mejores calificaciones en EBAU, dentro de las solicitudes presentadas. Los centros de investigación que acogieron a los estudiantes becados fueron: University College Cork, en Irlanda; Clinical and Research Hospital Humanitas de Milán (Italia); y la Universidad Técnica de Copenhague (Dinamarca).

Las otras cinco becas se destinaron a alumnos de Ciencias Sociales y Humanidades del Amor de Dios, Montessori, Mateo Hernández, Vaguada de la Palma y Martínez Uribarri. Estos alumnos tuvieron la oportunidad de participar en proyectos de: el Consiglio Nazionales delle Ricerche de Cagliari (Italia) y de la Universidad Autónoma de Barcelona.

 

Coro Ciudad de Salamanca

La memoria educativa de la Fundación hace referencia también a las actividades del Coro Ciudad de Salamanca.

Es una escuela de formación vocal y musical adaptada a los distintos grupos de edad que desarrolla su actividad a través de cuatro agrupaciones: el Coro Infantil, que trabaja con niños de 6-8 años; el Coro de Niños, con edades comprendidas entre 9 y 14 años; el Coro Juvenil, que abarca de los 14 a los 18 años; y la Coral Polifónica, que está formada por adultos.

En el curso 2017/2018 contó con 163 alumnos, 20 más que el curso anterior. Además, las diferentes agrupaciones del coro participaron en el Ciclo de Navidad Polifónica que se celebró en el Teatro Liceo, en el encendido de la iluminación navideña, en el II Certamen Getxo Txiki Kanta, en El Miserere de Doyagüe y en intercambios con otros coros.

Han colaborado con la Joven Orquesta Sinfónica Ciudad de Salamanca, el Conservatorio Profesional de Música y el Coro Santa Cecilia de la Escuela Municipal de Música y Danza.

 

Las Escuelas Infantiles Municipales

La Fundación cubrió las 411 plazas para niños/as menores de 3 años ofertadas en las cuatro escuelas infantiles municipales que gestiona y que se encuentran ubicadas en diferentes barrios de la ciudad: El Rollo, Garrido, Pizarrales y El Zurguén. Estos centros buscan la conciliación de la vida laboral y familiar y prestan servicio, principalmente, a los salmantinos que residen en esas zonas.

La escuela de Garrido dispone de 88 plazas, la escuela de Pizarrales tiene 135 plazas, la escuela del Rollo dispone de 94 plazas, las mismas que la del Zurguén. Todas ellas tienen amplias aulas, zonas de juegos, salas de siesta y psicomotricidad, comedor, cocina y bebeteca, entre otras instalaciones. El equipo educativo está compuesto por técnicos superiores en Educación Infantil, maestras diplomadas, conserjes, cocineras, ayudantes de cocina y personal de limpieza.

Estas escuelas son centros educativos que escolarizan a niños empadronados en la ciudad de Salamanca desde los 4 meses a los 3 años. Entre sus finalidades se encuentran ofrecerles un entorno estimulador en el que se sientan queridos y en el que aprendan hábitos de higiene, alimentación, autonomía, descanso y sociabilidad; así como facilitar el desarrollo general de la personalidad del niño y la potenciación de todas sus capacidades intelectuales, afectivas, físicas y motoras.

 

La Escuela Municipal de Música y Danza

Durante el curso 2017/2018 la Escuela Municipal de Música y Danza contó con un total de 668 alumnos matriculados, de los cuales 176 realizaron estudios en Música y Movimiento; 353 alumnos lo hicieron en alguna de las especialidades instrumentales que se ofertaron, como viola, violín, canto, batería, bajo eléctrico o danza clásica; y los alumnos restantes, 139, recibieron enseñanzas en otras materias, como baile charro, musicoterapia o grandes agrupaciones del centro.

Además, a lo largo del curso se llevaron a cabo audiciones musicales, en las que los alumnos pudieron mostrar ante sus familiares o sus propios compañeros el grado de adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas que los alumnos van consiguiendo a medida que avanza el curso.

Asimismo se organizaron conciertos en la Catedral, en la Plaza de Barcelona y en el Patio del Da2. También se hicieron conciertos en las Escuelas Infantiles Municipales, un curso de acordeón y conciertos didácticos para escolares en el Teatro Liceo, entre otras actividades.