El comercio salmantino espera en estas Rebajas un repunte interanual de las ventas en torno al 2%

El comercio de proximidad de Salamanca afronta sus tradicionales rebajas de invierno con la esperanza de que éstas supongan un repunte interanual de las ventas de un 2% con respecto al mismo periodo del año pasado, precedidas en esta ocasión por un temporal de frío que puede ayudar a acelerar las ventas. La Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio (AESCO), integrada en CES, destaca el moderado optimismo que existe entre el sector para esta nueva campaña comercial. Una campaña que, junto con la de Navidad, es enormemente importante para el comercio minorista y que en determinados sectores puede llegar a suponer hasta el 40% del total de ventas de todo el año.
El gasto medio por persona se situará en estas rebajas de enero en torno a los 100 euros. De nuevo un año más los productos más demandados durante las rebajas serán ropa, calzado y complementos, seguido de perfumes, textil y calzado deportivos, libros y tecnología móvil. Sin embargo, las rebajas ya se encuentran en cualquier subsector.
Por lo que se refiere a los porcentajes de descuento, éstos se situarán durante los primeros días entre un 20 y un 50%, pudiendo llegar hasta un 70 u 80% a mediados y final de la campaña. Los primeros días son los más propicios para encontrar las tallas.
Los descuentos constantes y el cambio de hábitos de los consumidores han reconfigurado por completo el calendario comercial. En concreto, la fuerza de la campaña del Black Friday en noviembre ha cambiado la dinámica de la Navidad y Reyes, así como de las Rebajas.
El presidente de AESCO, Benjamín Crespo, explica que “el efecto llamada de las rebajas se ha diluido en cierta manera y ahora nos encontramos con promociones todos los meses, más o menos agresivas”.
Desde AESCO se entiende que el actual modelo liberalizado “desorienta al consumidor y ha cambiado sus hábitos, ya que no tiene la necesidad de comprar en unas fechas determinadas para poder encontrar los productos más baratos”.
En este contexto, desde AESCO junto con la Confederación Española de Comercio (CEC), de la que somos miembro, pedimos a este Gobierno que dé máxima prioridad a la regulación de las Rebajas y que se configure a la mayor brevedad posible la Mesa de Trabajo anunciada por la ministra en funciones Reyes Maroto, que estudiará las consecuencias de la liberalización de 2012 en el comercio minorista. En esta mesa se insistirá en la necesidad de volver a unos periodos regulados de rebajas que pondría fin a la avalancha de los descuentos.